(completo)
(fragmento)
Video

[Cadena nacional: Rodríguez Saá asume la presidencia de la Nación] (incompleto)

En medio de la conmoción social que derivó en la renuncia del presidente Fernando De La Rúa, se reúne la Asamblea Legislativa para designar un nuevo presidente según lo estipula la Ley de Acefalía. En la última parte de la sesión, los legisladores de los bloques mayoritarios resumen sus posturas: mientras el radicalismo aboga por una designación que complete el período del presidente renunciante, el justicialismo busca un nuevo llamado a elecciones y la aplicación por única vez del sistema de lemas (derogado en 1994). Los legisladores votan y la resolución es aprobada por 169 votos afirmativos contra 138 negativos. El gobernador de San Luis, Adolfo Rodríguez Saá es electo presidente. Instantes después ingresa al recinto acompañado por todos los gobernadores peronistas. Presta juramento y pronuncia su discurso de asunción. En él, califica como "uno de los más grandes movimientos populares de nuestra historia" al pronunciamiento del martes último, aunque fustiga el vandalismo, y propone una ley indemnizatoria para las víctimas de la protesta popular. Rinde homenaje a los muertos de la jornada, que atribuye a la desidia y ceguera de una generación política que la suya viene a reemplazar. Anuncia luego un plan social para crear un millón de empleos y convoca a toda la sociedad para que controle su aplicación. Propone asimismo un plan alimentario nacional y una serie de medidas que bajen el llamado "gasto político". Anuncia luego el cese del pago de la deuda externa, a la que califica como "el más grande negociado económico de la historia argentina, decidida en oficinas cerradas, a espaldas del interés general", por lo que propone el tratamiento de la misma en el Congreso Nacional. Agrega que el dinero ahorrado se destinará a crear trabajo. Se pronuncia por mantener vigente la Convertibilidad, y rechaza tanto la idea de devaluación como la de dolarización. Propone la creación de una tercera moneda que reactive el consumo. En el cierre, resume su credo político: la grandeza de los próceres, la bandera histórica, el 17 de octubre, la resistencia peronista, la lucha de las Madres de la Plaza de Mayo, y los trabajadores. Lo despiden con una fuerte ovación.